jueves, 7 de enero de 2010

Entre brevas y besos




He volado en el sereno de tus ojos,
volado sí,
como vuela un pez o una gaviota,
no me hace falta revelarte mis silencios,
tú, me escuchas aunque no hable,
y sabes lo que digo cuando pienso.

A veces, quiero decirte cosas,
creo que por eso escribo versos,
quiero decirte entre quereres,
que además de volar en tus ojos,
quiero ennoblecerme en tus manos,
como esa breva que amansa con ternura tus dedos,
y que me lleves a tu boca
que sorbo a sorbo me endulces
con el almíbar de un te quiero
y sostenernos volando,
en silencio,
dejar que pase el tiempo
y envejecer queriéndonos
entre brevas y besos.


*

10 comentarios:

  1. "y envejecer queriéndonos"

    Eso me trae recuerdos. El título es sin duda muy original, aunque nunca había pensado en las brevas como en algo poético. Es una sensación inigualable ésa de volar en los ojos.

    Un abrazo, Isabel.

    ResponderEliminar
  2. Volar en lo profundo de los ojos
    con esa sensación que tú revelas,
    es magia y sentimiento que recojo
    del nectar de los besos y las brevas.

    Hermosa imaginación para tu pluma
    siempre reveladora y enamorada.
    Un beso dulce para ti, poeta.

    ResponderEliminar
  3. "no me hace falta revelarte mis silencios,
    tú, me escuchas aunque no hable,
    y sabes lo que digo cuando pienso."

    Me han encantado estas lìneas, pues es asì, cuando el amor mora en los corazones de ambos, los mejores versos los musita el silencio y se escuchan con el alma.

    Tambièn me gustò: "volar en tus ojos,/ ennoblecerme en tus manos" què pasional, hermoso.

    Felicidades Isabel, tu pluma enamorada nuevamente ha conseguido cosquillear los sentidos.

    Desde aquì quiero agradecer tu lindo comentario dejado en mi última publicaciòn, no te disculpes por extenderte, es un honor para mì el que lo hagas, tampoco te preocupes, te dirè, se me hace muy fàcil escribir melancòlicamente y no padezco como aparentan mis letras, hay drama incluìdo. Aunque tamibèn, de no escribir asì, pienso que estallarìa mi corazòn.

    Besos apreciada poeta, que tengas un buen viernes.

    ResponderEliminar
  4. Los versos nacen tantas veces de la impotencia que sentimos al no saber o no atrevernos a expresar lo que queremos...
    Y desde luego en tu caso lo expresas divinamente con bellas imágenes y delicadas metáforas que envuelven y hechizan.

    Besos
    Narci

    ResponderEliminar
  5. Transmites amor y pasion en un bonito poema,
    como esa breva que amansa con trernura tus dedos,
    preciso Isabel.

    Que tengas un feliz fin de semana
    un beso
    RMC

    ResponderEliminar
  6. Que forma más dulce de compartir, verdad?

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  7. Las brevas me gustan mucho, seguro es mi afinidad por el azúcar, aunque tu poema es mucho más dulce.
    Volar en los ojos, ya sabía que al amor hace volar, pero en los ojos del ser que uno ama, completa a la perfección la frase.
    Envejecer juntos, es hermoso.
    Un remolino de sensaciones que abrazan más hacia el final; qué bonito es amar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Excelente, me alegra encontrar este espacio.
    Sólo los espíritus agrietados poseen aberturas al más allá.
    Cuando regresan destellan obras bellas como esta.
    Con permiso te enlazo para seguirte mejor.
    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Al leer tu poema literalmente me ha dado cosquillas, especie de temblorcillo en la dermis.

    Diría siento o presiento el amor que a través de tu poesía nos das a conocer sin tapujos.

    Me da la sensación de ser un acto de entrega que quieres compartir, como diciéndole a todos, sí, estoy enamorada, como una declaración feliz de la alegría que te embarga y transporta.

    Te aplaudo compañera por tu amor y te doy gracias por compartir algo tan bello e íntimo como tu lo haces en esta hermosa creación-testimonio poético.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. quién sea el depositario feliz de estos versos, ha de tener sin duda el alma inundada de hermosuras, porque tu te encargas, con la fuerza de tu sensibilidad exquisita, de hacer florecer los mas recónditos sentimientos, que solos los elegidos pueden crear y hacer sentir las marejadas de a-mares como tu, merced a una calidad indiscutida de Poetisa egregia, lo haces posible, quisiera ser poeta para corresponder, no solo con comentarios que no hacen mérito a tanta belleza, y versar a tu nivel en agradecimiento que me nace del alma para ti ubérrima Poetisa!

    ResponderEliminar