jueves, 29 de abril de 2010

Siempre contigo, Madre.



He ido contigo, Madre, a podar el romero, a desnudarlo de hojas muertas, a ese dulzor que se aferra al sol y despunta sus flores. He estado contigo, Madre, a la sombra del lloredal, en el banco que papá nos hizo y donde se agotaban las tardes desvainando guisantes (le escuchamos cantar coplas al viento mientras mima a las tomateras que se mustian en la niebla).
Siempre voy, Madre, contigo, a los olores de tus manos de yerba buena , al calor de tu amor entre las flores, he de decirte que alguna se me ha muerto, después de tu partida se inundaron de tristeza, pero otras, otras siguen Madre y llenan de tu aroma mi memoria.


*

12 comentarios:

  1. En ese banco los versos
    miman todos los recuerdos
    y dan caídez y ternura
    a la memoria, a las caricias
    sobre las plantas
    que nos dejan el aroma
    inconfundible de sus manos
    y la fuerza de su abrazo.

    Siempre en mi abrazo.

    ResponderEliminar
  2. estas letras me han puesto una corbata invisible anudada de emoción al cuello

    ResponderEliminar
  3. Hermoso homenaje y panegírico a tu madre, a quien justificadamente sitúas a la altura de Dios, puesto que lo escribes con mayúscula inicial. Parece claro que ella fue quien te enseñó a amar la Naturaleza. Me ha gustado especialmente este fragmento: "a ese dulzor que se aferra al sol y despunta sus flores". Porque no siempre el amor es el de pareja...

    Un abrazo, Isabel.

    ResponderEliminar
  4. palabras que dicen mucho y enseñan mucho. Hay tanto que aprender de nuestros padre.

    un saludo

    ResponderEliminar
  5. Isabel,entiendo en profundidad el texto,que has escrito como homenaje a tu madre..Una madre se lleva en los ojos,en la médula,en la voz y en el aire que respiramos..!!

    Mi felicitación y mi abrazo grande amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  6. Suavemente, casi con el mismo vaivén de esos aromas embrujadores que describes, se pasea ese recuerdo por tus versos. Recuerdo magno que nos acompaña y nos devuelve a ese origen donde fuimos acogidos en toda nuestra dimensión humana. Muy, muy bello. Te dejo un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  7. Gracias de corazón, besos y cariños

    ResponderEliminar
  8. Dichosa tú que conservas esa memoria tan hermosa.

    ResponderEliminar
  9. Cuánta belleza mi estimada dama, yo he leído detenidamente vuestro escrito con devoción y ternura por ser una memoria vuestra, un sentimiento plasmado que me hace ver a mi madre con cariño
    .
    Me ha gustado mucho que vos haga remembranza a sus cosas, sus flores, su banco donde solían sentar, las escenas que compartieron y que sin duda estuvieron embargadas de conocimiento empírico.

    Sos una mujer noble, sos la creación en su mayoría de vuestros padres quienes en vos forjaron los cimientos de lo que sos hoy. Agradezco a vuestra madre en donde sea que esté por ofreceros la dicha de conoceros mi bella dama como sos.

    Lo he mostrado a mi madre y abuela, ambas sucumbieron en lágrimas al escucharlo. Gracias.

    Con mucho aprecio y admiración
    Vuestra Yoko

    ResponderEliminar
  10. Un post tan especial, tan cargado de sentimiento... de recuerdo y presente..

    Un abrazo mi querida Isabel... deseo tengas un excelente fin de semana...

    JALE

    ResponderEliminar
  11. Precioso poema amiga cargado de ternura y gratos recuerdos. Nada como una madre para ser cuna de sentimientos desbordados.
    Un abrazo Isabel.

    ResponderEliminar
  12. Qué puedo decirte, Isabel, nada consuela el dolor de la partida de una Madre, puedo citar a Vallejo, reclamando a Jesús: 'Tú no tienes Marías que se van'.
    Tu Madre, debió ser muy dulce, tanto como tú.
    Me has dejado el corazón estrujado.
    Un abrazo fortísimo.

    ResponderEliminar