sábado, 11 de mayo de 2013

A Ramón Ataz

A Ramón Ataz, que falleció el pasado 6 de mayo, al poeta admirado y amigo querido. Con todos mis respetos a su familia y amigos . Descansa en paz, nunca te olvidaré.

Un poema suyo, Elegía:


Aún está en mi boca

el sabor a vino rebajado y un ligero gusto a sal.

Mis ojos aún sopesan en tu ausencia

la ingravidez de tu cuerpo concluido.

El último tinte abandona tus cabellos y descubre

la hermosura de tus canas

blanqueciendo ciudades

en tu silente silueta. 


Qué noche interminable

se ha hecho dueña de mis sueños

si yo soy todavía y tú eres nunca

y sin embargo

aún resuenas, aún respiro,

aún esculpes

palabras en el mármol de mi voz

y las exhibes

ante la multitud de memorias sin puertas

que se abrieron para ti mientras viviste.


Ramón Ataz

7 comentarios:

  1. Querida Isabel:
    Me uno a tu recuerdo y homenaje a Ramón.

    Un gran compañero, poeta y amigo que siempre vivirá en nuestros corazones.

    Un fuerte abrazo
    Ana

    ResponderEliminar
  2. Precioso homenaje e imprsionante poema.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Narci, una lamentable pérdida. Un beso.

      Eliminar

  3. ¡Qué bella elegía! Yo todavía no he podido escribir nada, apenas unos apuntes que se resisten a ser poema.
    Estoy en esa "noche interminable dueña de los sueños" que tan acertadamente describes. Muy bello. Muy justo. Con un abrazo.
    Salud.

    Julio G. Alonso

    ResponderEliminar
  4. El poema es de Ramón, Julio, así lo digo al inicio y al final con su nombre. Yo sí le he escrito un poema que he dejado en alaire en los poemas dedicados a él, pero no le hace justicia a todo lo que quisiera decir.

    Un abrazo y las gracias, siempre.

    ResponderEliminar

  5. Es verdad, Isabel; me parece admirable el poema que, dicho y escrito por él, podría haber sido una autoelegía. No sé si éste figurará entre los que formarán parte de la antología que estábamos preparando en Alaire; tal vez no, por la temática. Aunque el amor extiende sus raíces hasta en la muerte.
    No recuerdo, por otra parte, el poema que le dejaste en los foros de Alaire, pero tampoco pienso que le vaya a la zaga en calidad al de Ramón. Volveré para comprobar que no me falta nada de razón.
    Un gusto pasar por tu rincón, Isabel. Con un abrazo.
    Salud.

    ResponderEliminar