martes, 21 de julio de 2009

No me digas desde el silencio



.

Si vienes a decirme
que la noche sufre,
no gastes palabras,
cállate, ni me hables,
del temblor inaudible
de los restos del navío sin rumbo
de la monotonía que se astilla en los labios,
así, en un día que apenas grita
no vengas a decirme
que la tristeza tiene forma de duna
que se instala en el mentón
cuando esquivamos los silencios
para hacernos ovillo que duda.
.

2 comentarios:

  1. En los ecos del silencio
    se esconde la cobardía,
    callan las voces que acechan
    a la soledad sin palabras.

    Desde mi abrazo...
    una voz de aliento.

    ResponderEliminar
  2. ha llegado fresca esa voz, gracias Jesús

    ResponderEliminar