domingo, 8 de junio de 2014

Adoro esa forma tuya de no decirme que me quieres


Adoro esa forma tuya de no decirme que me quieres.

 Vivir, con el vértigo de caer y levantarse,

resistiendo, 

como la dormida luz de la niebla

que suspira al cielo entre los árboles. 

Peina el viento de temblores la hierba,

 las hojas se desvisten y adornan de ocres los caminos.

 Al sonrojo de los sándalos esperaré, todavía,

 ese dulzor de noche que  desnuda a los amantes,

-hay razones que crujen-

el cierzo, y ese frescor que madruga

la voz, la piel, y tú llegando

todo de cazumbre enamorado.  

 ¿Con qué paciencia me quieres?

Sé de espacios y sueños

cuando la noche regresa a sus miedos,

(narra desde una nube albina), roto 

 el mohín de enredadera se  alarga 

y retuerce los latidos si acaricio su rebelde luz.

 Tú y yo nos existimos, (nuestras razones tendremos).

  Mírame, llevo en las manos un arrullo de nido.

¡Qué hermosa se yergue esta tarde de incendio!

 Volaremos con los brazos muy abiertos,  decías

con ese temple ilusorio,

 y yo, torpe, quise ser verderón silvestre,

y volé, a sabiendas de no tener alas,

y eso tiene sus riesgos.


13 comentarios:

  1. Es que en el amor no existe un mar en calma, las olas van y vienen, a veces nos acarician, otras, nos enloquecen, otras, nos dan placidez, pero siempre escuchamos sus latidos aunque enmudezca la palabra.

    Abrazos y feliz inicio de semana, Isabel

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo para ti, querida Fina, gracias por pasar. Besos.

      Eliminar
  2. ¡Hay tantas formas de decir cada día lo que se quiere y cuánto se ama! No digo que las palabras están de más;sólo que a mí las palabras no me dicen más que los gestos y la compañía cotidiana, las miradas, alguna sonrisa y los silencios contemplando un mar o un desierto o un mueble en un rincón. Me alegra poder volver a leerte en tu casa, Isabel. Un abrazo.
    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Julio, y qué razón llevas, hay tantas formas de decir, la palabra es sólo una más de ellas... un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Mohines de enredadera, latidos que se retuercen... Con qué facilidad dibujas las imágenes.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  5. Para ti también abrazos, Amando... y gracias muchas...

    ResponderEliminar
  6. Hola Isabel, los poemas de amor expresan tantas cosas en tan poco espacio! me gusta la forma en que lo expresas, haciendo referencia a los elementos de la naturaleza como fondo de una historia de amor.
    un saludo

    Rosa

    ResponderEliminar
  7. Muy amable, Rosa, gracias por pasar y quedarte, un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. El poema, lo conocía ya, me ha parecido excelente, como los buenos de verdad se me ha hecho más grande en esta nueva lectura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Enrique por tu amable lectura y paso por este blog que tengo descuidado... Un abrazo grande

      Eliminar
  9. el agrado mas luminoso siempre nace de tus versos arrobados, transoceánica Poetisa cantábrica, celeste, inefable, cósmica, llena de quererines

    ResponderEliminar
  10. releer y sentir como algo totalmente nuevo tus letras, es acierto de las elegidas Poetisas, que maravilla única tu forma de cantar metáforas exquisitas, novedosas, siempre precisas, justas, como meandro perfecto entre la palabra y el alma

    ResponderEliminar