viernes, 19 de febrero de 2010

Tú, en la oscuridad, tan íntimo




Hay días que no se debería escuchar a Aute
*No te desnudes todavía.
Alevosía:
Nada envidio a la voracidad
de tu amante más letal,
ella espera tu fatalidad,
*yo pretendo lo inmortal.




I
Murmura el agua tu risa abierta,
quédate, no te vayas que no hay luna y la oscuridad me asusta,
quédate, con tus silencios, con tu sombra,
quédate, que en tus ojos quiero ver la luz del alba,
quédate, pero no te desnudes… todavía.

II
Siempre serás ese atardecer que reclama mi costado,
con abriles de violetas y el aroma tierno del mar.

III
Hoy he entrado en tu cuarto
y he robado un poema de tu escritorio (no te diré dónde lo escondo)
casi rozo tu mano y mi aliento zarandeó tu pelo,
luego vino el miedo, creí que oirías como latía mi corazón.

IV
Tú, en la oscuridad, tan íntimo.

V
Mientras te miraba, tras la cortina,
me di cuenta que lo que quería robarte era un beso
y que deshicieras este enjambre que llevo en los ojos
esta tempestad de mi vientre que se hace flor de silencios,
y no tengo imagen para lo que callo,
ni flor que no sea tu nombre.

VI
A veces quiero ser ese esplendor (qué imprudencia la mía)
y miro atrás y son los años los que quieren ser,
pero, no puedes pretender bañarte en mi maduro mar
y salir indemne.
No te vayas, quédate otro atardecer.

VII
Descubrirte es hermoso, no, ahora no hablo de piel,
hablo del verbo, de la voz, de la palabra que grita,
del corazón que siente… sentir ¿te das cuenta?
Podría dibujar tu perfil con mi dedo, todos mis dedos te saben,
entre versos mal compuestos -arrítmicos-

VIII
Como sé, que llegué muy tarde a tus labios,
ahora sí habla la piel, aunque pretendo lo inmortal,
¿sabes? el bosque suena distinto si tú no estás.
Y que suenen ordalías por querer desnudarte… todavía,
con un final rimado con alevosía.


*

Tagore
El bosque sería muy triste si sólo cantaran los pájaros que mejor lo hacen.

14 comentarios:

  1. Es un placer leerte.. me encanto el poema.

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    Que disfrutes del Fin de semana..

    ResponderEliminar
  2. Muy hermosos versos los que nos acercas en este día, es un placer visitar tu espacio.

    Gracias por compartir.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Descubrir,el verbo,la palabra,el sentimiento y lo inmortal del ser amado.. es tocar cielo y sentir eternidad..
    Aunque el tiempo caduque en la piel todo seguirá siendo,porque siempre fué..!!

    Mi felicitación por ese ir más allá del cuerpo y mi abrazo siempre,Isabel.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  4. Hay ciertas palabras que, a la manera de complementos de moda, sientan bien a cualquier otro vocablo que acompañen. Tal es el caso de "silencio". Me ha encantado esa "flor de silencios" (vuelven a aparecer las flores y los nombres). No menos lírico es el título y capítulo IV. Últimamente viene siendo costumbre en tu poesía numerar las estrofas. Debo decir que queda bien. Y cómo te gustan los costados. Otro verso que me parece reseñable es "el bosque suena distinto si tú no estás", que enlazas con la cita de Tagore. De otro lado, parece que nos hemos puesto de acuerdo en escribir metapoesía (Liz lo hizo recientemente). Yo estoy preparando un poema en ese sentido.

    Un abrazo, Isabel.

    ResponderEliminar
  5. " Descubrirte es hermoso, no, ahora no hablo de piel,
    hablo del verbo, de la voz, de la palabra que grita,
    del corazón que siente… sentir ¿te das cuenta? "


    todo es hermossoo...me identifico a pleno con tus letrasssss..!!

    lujito leerteee..!!

    mi cariñoo entregado en manoo..!!

    ResponderEliminar
  6. Qué precioso el amor de verdad que viene de la mano emoción y piel, sexo e ilusión, caricia y poema. Un besote.

    ResponderEliminar
  7. 'Murmura el agua tu risa abierta' El agua murmurando, no se me había ocurrido, por más obvio que sea cuando uno lee e imagina tu verso.
    Los aromas, el mar, las flores, la intimidad, son características de tu poesía, tan naturalista.
    Tanto es así que desnudas el cuerpo, pero también el alma.
    Un gran abrazo, Isabel.

    ResponderEliminar
  8. No podría decirte que es el poema que más me ha gustado, porque sé que te seguiré leyendo bellas composiciones, pero si te digo que este me ha fascinado, se me figuró una bella carta de amor que naufraga dentro de una botella (cosas mías).

    La primer estrofa me gustó por esa súplica un tanto desesperada que marcan esos "quédates".
    En la segunda estrofa me encantó el primer verso. En la sexta me hizo callar "No te vayas, quédate otro atardecer." recuerdo ese sentimiento de no querer que se marche aún. Y las dos últimas estrofas me parecieron lindas, más con ese final que le agrega una pizca de humor a este gran poema sentimental.

    Felicidades mi admirada poetisa.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Aute y sus versos, su música, siempre inspiradores, también en mi caso, ha sido él quien me ha entregado el pie para algunos de mis poemas, sobre todo hace algunos años, pero desde luego, ningno tan bello y tan profundo como el tuyo.

    Un placer leerte.
    Besos
    Narci

    ResponderEliminar
  10. y cómo no recordar después de haber leído estos versos, aquella canción de aute que también nos insinúa esa fascinación por la sensualidad:

    "a veces recuerdo tu imagen desnuda en la noche vacía..."

    un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Amor,amor aroma de sentimientos que acaricia este bello poema. Con él rozas el cielo,la pureza
    de la sinceridad envuelta de pasión.
    Que tu corazón siga en esta sintonía de belleza amiga Isabel.
    Gracias por visitar mi húmilde blog.

    ResponderEliminar
  12. La xtensión del sentimiento ha desplegado en poesía...

    Precioso.

    Con ariño, esencia.

    ResponderEliminar
  13. quisiera decir con palabras lo que el alma por no tener boca calla, pero no es posible sin equivocarse, sucede que esta poesía invita, seduce, eleva a cumbres donde la palabra ya no sirve, donde el diálogo pudiera ser de estados vibracionales, de magnetismo invisible, de ondas o quién sabe que ignotos mecanismos de contacto, tal es la fuerza que de estos versos mana ineluctable, mas allá del tiempo, del instante, es casi una dulce vorágine, un vórtice dilecto, una marejada metafórica irrefrenable, una sutil hecatombe para esencias sensibles, una superlativa fontana de a-mares que la Poetisa no se cansa de surtir para beneficio y solaz imperecedero de todos sus seguidores súbditos

    ResponderEliminar